Lidl y Aldi: supermercados alemanes en España

Los supermercados alemanes en nuestro país no son nada nuevo, de hecho, algunos de ellos llevan en España más de 20 años. De los que vemos en esta foto habría que subrayar cuatro: Aldi, Lidl, Plus y Schlecker.

Schlecker está dedicada sólo a productos de limpieza y belleza aunque icluye en su surtido algunos productos de alimentación.

Plus Supermercados, del trupo Tengelmann, salió de nuestro país tras haber vendido sus tiendas al grupo Carrefour y haber sido convertidas, en su mayoría, en Maxi Dia%.

Nos centraremos sobre todo en Aldi y Lidl que cuentan cada uno con más de 200 tiendas distribuidas a lo largo de todo el país.





Aldi fue fundada por los hermanos Karl y Theo Albrecht. Su madre abrió una tienda de ultramarinos en 1913 en Essen. Tras la Segunda Guerra Mundial, los hermanos Albrecht tomaron las riendas del negocio ofertando una reducida gama de productos a precios muy módicos. Es la undécima cadena de supermercados a nivel mundial. La mayor parte de las ventas se generan en Europa y dentro de Europa, en Alemania en donde en 2004 contaba con cerca de 3.800 tiendas. En España cuenta con 216.

Como curiosidad diremos que Aldi se divide entre Aldi Nord y Aldi Süd. En España, al igual que en Francia, Portugal o Polonia es la empresa Norte la que opera.

LIDL fue fundada en la década de los años 1930 por un miembro de la familia Schwarz bajo el nombre de Lidl & Lebensmittel Sortimentsgroßhandlung, como supermercados convencionales. En los años 70 comenzarían a abrirse los primeros con el aspecto actual.

Existen más de 8.000 supermercados distribuidos por 17 países alrededor del mundo. En la actualidad, Lidl es la segunda cadena más grande de supermercados en Alemania. En España cuentan con unos 500 supermercados.

Ambos supermercados cuentan con muchas similitudes: la fuerte apuesta por la marca blanca, en este caso, diversas marcas para diversos productos, cobrar las bolsas de la compra (fueron pioneros en España, junto con Dia) y el reducido número de artículos disponibles. Hasta aquí las similitudes.

Las diferencias entre Aldi y Lidl son también evidentes, con la báscula inclinándose en favor de Lidl.

Lidl ofrece productos de primeras marcas. Así, no es difícil encontrar yogures Danone o bebidas Pascual. Aldi no ofrece ninguna marca de renombre.

Lidl tiene semanas temáticas en las que es posible encontrar un gran surtido de productos no disponibles el resto del tiempo: las semanas de productos latinos, mexicanos, norteamericanos, asiáticos o alemanes son ya famosas y sus marcas propias "El Tequito" (mexicano) o "Vitasia" (comida asiática) ofrecen más posibilidades y variedad que cualquier supermercado nacional. 

Lidl tiene también una marca propia de productos bajos en calorías o grasas llamada Linessa - vital and active en la que se incluye un gran número de referencias: yogures, flanes, zumos, quesos... Todo a buenos precios.

Ambas compañías tienen un gran número de productos de bazar que se encuentran disponibles por tiempo limitado, así no es difícil encontrar pequeños electrodomésticos tanto en Lidl como en Aldi. Siempre se trata de marcas totalmente desconocidas en España.

Aldi cuenta también, casi todas las semanas, con ofertas en plantas, un punto a su favor. Sin embargo, como ofertas destacadas cada semana, incluye un gran número de productos de poco interés para los consumidores españoles como pueden ser los sticks en azúcar (¿qué es eso?) o zumos, golosinas y galletas de sabores muy poco comunes.

Ambas empresas tienen un surtido considerable de productos "bio" en el caso de Aldi o "premium" en el caso de Lidl. Aldi ofrece muchos productos procedentes de la agricultura ecológica a un precio bastante razonable aunque superior a la media de su surtido. Por otro lado, Lidl tiene la marca Deluxe bajo la que se comercializan productos denominados "gourmet". Es digno de reseñar la presencia de ambas gamas de productos ya que se alejan de lo que se podría esperar de estos supermercados cuya clientela suele ser gente de pocos recursos e inmigrantes, principalmente.

Por último, hay que reseñar la poca presencia de productos españoles (en Lidl hay algunos más que en Aldi) y el etiquetado de sus marcas que se encuentra casi siempre en alemán y hay que "rebuscar" los ingredientes en español.

¿Qué opináis? ¿Compráis en estos supermercados?





¿Lo has probado? Comparte tus comentarios